Causas del cáncer de vejiga:

Suele originarse de las células que recubren la vejiga, denominadas células transicionales.

Estos tumores se clasifican con base en la forma como crecen:

  • Tumores papilares: que lucen como verrugas y están adheridos a un tallo.
  • (sésiles) Tumores no papilares: que son planos y mucho menos comunes, pero son más invasivos y tienen un pronóstico peor.

 

La causa exacta del cáncer de vejiga se desconoce. Sin embargo, hay varias cosas pueden hacerlo a usted más propenso a padecerlo:

  • Fumar cigarrillo. El tabaquismo incrementa enormemente el riesgo de desarrollo de cáncer vesical.
  • Exposición a químicos en el trabajo. Las personas que están en mayor riesgo son los pintores, los camioneros y aquellos que trabajan en la industria del cuero, el aluminio y el caucho, al igual que quienes fumigan con insecticidas.
  • El fármaco quimioterapéutico ciclofosfamida puede incrementar el riesgo de cáncer de vejiga. El médico puede recetar un medicamento para reducir este riesgo.
  • Las mujeres que han recibido radioterapia para el tratamiento de cáncer de cuello uterino tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de vejiga.
  • Infección vesical. Una irritación o infección vesical prolongada (crónica) puede conducir a un cierto tipo de cáncer de vejiga.

 

Las investigaciones no han demostrado claramente que usar edulcorantes artificiales lleve a que se presente cáncer de vejiga.

Síntomas del cáncer de vejiga:

  • Dolor abdominal.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor o sensibilidad ósea si el cáncer se disemina al hueso.
  •  
  • Micción dolorosa.
  •  
  • Tenesmo vesical.
  • Fuga de orina (incontinencia).
  • Pérdida de peso.

Otras enfermedades y afecciones pueden causar síntomas similares. Es importante ver a un médico para descartar todas las otras posibles causas.

Tratamiento del cáncer de vejiga:

El tratamiento depende de la etapa o estadio del cáncer, la gravedad de los síntomas y de su salud general.


Tratamientos para los estadios 0 y I:

  • Cirugía para extirpar el tumor sin extraer el resto de la vejiga.
  • Quimioterapia o inmunoterapia directamente en la vejiga.

Tratamientos para estadios II y III:

  • Cirugía para extirpar toda la vejiga (cistectomía radical) y ganglios linfáticos cercanos.
  • Cirugía para extirpar únicamente parte de la vejiga, seguida de radioterapia y quimioterapia.
  • Quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor.
  • Una combinación de quimioterapia y radioterapia (en pacientes que decidan no practicarse la cirugía o quienes no se puedan someter a esto).

La mayoría de los pacientes con tumores en estadio IV no se pueden curar y la cirugía no es apropiada. En estos pacientes, a menudo se considera la posibilidad de la quimioterapia.