El cáncer de testículo, el órgano reproductivo masculino responsable de la fabricación de esperma es común, en especial entre los hombres jóvenes. El autoexamen de los testículos con regularidad es la mejor forma para que un hombre pueda detectar el cáncer testicular lo antes posible.

Síntomas del Cáncer Testicular:

Por lo general, el cáncer testicular es indoloro hasta que entra en estadio avanzado. Por lo general, se detecta un bulto duro en el testículo, ya sea mediante un autoexamen o un examen físico realizado en un consultorio médico. Algunos hombres se quejan de una sensación de pesadez en la ingle. Cuando el cáncer testicular se ha diseminado a otras partes del cuerpo (metástasis o enfermedad metastásica), se desarrollan síntomas relacionados con dichas partes, como dolor de espalda, respiración entrecortada o tos.

Diagnóstico del Cáncer Testicular:

  • Examen físico completo y revisión de la historia clínica para determinar la posible diseminación del cáncer testicular, así como otros problemas médicos que puedan afectar el plan de tratamiento.
  • Radiografías de tórax (para detectar enfermedad metastásica).
  • Ultrasonido de los testículos.
  • Resonancia magnética.
  • Tomografía computada (computed tomography, CT) de abdomen y pelvis.

 

Tratamiento del Cáncer Testicular:

El cáncer testicular es tratable y, en la actualidad, es curable en muchos casos. La orquiectomía (cirugía para remover el testículo canceroso) es el tratamiento principal. Puede recetarse radioterapia, en la cual una forma especializada de radiación se dirige a las áreas de los testículos, la ingle y la pelvis, si el cáncer se ha diseminado. También puede utilizarse quimioterapia (tratamientos para el cáncer con fármacos) en combinación con cirugía, en pacientes con cáncer testicular avanzado o metastásico.